17 noviembre, 2020 by admin

Luca: un coche eléctrico fabricado a partir de residuos reciclados

Los plásticos están por todas partes y terminan contaminando el medio ambiente, privando a la economía de un recurso valioso. Según un informe, Europa produce alrededor de 58 millones de toneladas de plástico cada año.

Dado que la mayor parte de la materia prima está basada en combustibles fósiles, si continúan las tendencias de producción actuales, para 2050 los plásticos podrían representar el 20% del consumo de petróleo, el 15% de las emisiones de gases de efecto invernadero y podría haber más plásticos que peces en el mar.

Lamentablemente, en Europa solo el 30% de estos desechos se recicla, el 39% se incinera y el 31% se desecha en vertederos.

Una iniciativa inteligente: Un coche hecho de residuos

Actualmente, la industria automovilística europea produce colectivamente 2.100 millones de toneladas de residuos al año. Con el objetivo de demostrar que se pueden reutilizar estos residuos de una manera nueva y útil, los estudiantes de la Universidad Tecnológica de Eindhoven en los Países Bajos han fabricado un automóvil casi en su totalidad con residuos.

El chasis de Luca consiste en un panel sándwich único desarrollado por los estudiantes en colaboración con varias empresas. El exterior está hecho de fibras de lino combinadas con plástico que se pesca en el océano.

Aunque este material estuvo sumergido en el océano durante varios años y consta de diferentes tipos de plástico, es capaz de dar tanta resistencia al chasis como si fuera elaborado de acero.

El núcleo del material está hecho de botellas de PET recicladas, así como la carrocería, el acabado, las ventanas y el interior que también están hechos de materiales reciclados, además de botellas de plástico, también incluye plástico ABS duro y desechos domésticos.

El resultado es un hermoso coche eléctrico de aspecto deportivo llamado «Luca».

«Luca» ligero y eficiente

Luca es un automóvil compacto y está propulsado por dos motores, uno en cada eje, y estos se combinan para una humilde potencia de salida de 12kW.

Puede alcanzar una velocidad máxima de 90 KM / hora. El voltaje se extrae de seis baterías extraídas de automóviles de carretera en desuso, y estas le dan a Luca un alcance impresionante de 220 km.

El consumo se puede convertir en unos 180 KM / l de gasolina. Además, debido al bajo peso (360 kg sin baterías), es la mitad de ligero que los coches comparables.

Su carrocería

Este hermoso coche amarillo, obtiene su color de una envoltura, como una película que se puede retirar sin dejar ningún residuo, y su carrocería está elaborada de un plástico conocido como ABS, que se utiliza en juguetes, televisores, productos de cocina, etc.

Las ventanillas laterales y traseras también están hechas de material reciclado, cuyo proceso les da un lujoso tinte negro.

También se han utilizado muchos residuos en el interior, como las dos cómodas sillas hechas a medida, cuyos cojines consisten en una combinación de pelo de coco y crin. La tela que los rodea está hecha de PET reciclado, pero se siente y parece gamuza. La consola central consta, entre otras cosas, de un aditivo plástico procedente de la basura doméstica.

Cuidar el ambiente

Cada uno de nosotros puede ayudar reciclando materiales que se pueden reutilizar. Uno de los muchos elementos que se pueden reciclar son las cerraduras, y los cerrajeros lo saben. Están hechos de un material altamente reciclable: el metal, que se puede fundir y reutilizar para crear otros productos.

error: Content is protected !!